Action Coach

Una de cal y una de arena

Cursaba yo mi Maestría en Economía y Dirección de Empresas en España. Y trabajaba en una Empresa cuyo fundador, de modesta educación formal, pero enormes creatividad y liderazgo, además pagaba el cincuenta por ciento de mi Programa de Posgrado, que era bastante caro, por cierto.
 
 
Un día, discutíamos sobre el mejor camino para llegar a un objetivo comercial que se había planteado.
Yo proponía tomarnos un tiempo de análisis antes de salir al mercado, y hacerlo cuando todas las variables estuvieran bajo control, y probadas. El empresario, fiel a su ansiedad y basado en su olfato, quería hacerlo inmediatamente.
Para ejemplificar las ventajas del planeamiento, y de paso hacer alarde de mis conocimientos y capacidad docente, tomé un marcador grueso y, sobre un folio blanco, marqué dos cruces distantes unos cincuenta centímetros una de otra. Con tono grave, le dije, mientras hacía círculos en espiral sobre la primera: “mirá, si esta cruz es dónde estamos, y la otra el objetivo que deseamos alcanzar, lo mejor es detenernos un poco en el análisis y, cuando estemos seguros, salir disparados hacia el objetivo”, y partiendo de mis movimientos circulares sobre la primera cruz, tracé una veloz recta hasta la segunda.
Inmediatamente, él me pidió el marcador y, me respondió: “si, pero si mientras tú estás haciendo el análisis (y repetía mis movimientos circulares sobre la primera cruz), la competencia hace ésto (y dibujó un camino zigzagueante hacia la segunda cruz), los desgraciados llegan antes que nosotros”, dejó el marcador sobre la mesa y me guiño un ojo.
Recuerdo que yo me quedé pensando que el Posgrado era caro…tal vez demasiado.
Compartir
Enviar por mail
Deja un comentario