Action Coach

7 detalles para motivar a tu personal

Responsive image
Por Pepe Villacís
 
¿Tus colaboradores no están alcanzando sus objetivos mensuales?
¿Llegan tarde uno o varios días a la semana?
¿Se muestran desganados y poco proactivos?
¿Se muestran aislados unos de otros y con poca disposición al trabajo en equipo?
El portal Alto Nivel nos pone en alerta y nos dice: Cuidado! Y que es tiempo de que tomes la temperatura a tu empresa, podría tratarse de una enfermedad crónica que si no se ataca a tiempo puede generar considerables estragos.
En este sentido, y bajo el contexto de la situación económica actual, las organizaciones han tenido que replantear sus métodos de motivación y reconocimiento, teniendo como eje de las tendencias el hecho de que el dinero no es el único factor que mantiene feliz a los trabajadores.
 
1.- Reconocimiento
 
Cuando las cosas se hacen bien hay que reconocerlo, y eso no solo aplica para la organización, sino también para cada uno de tus colaboradores que está haciendo bien su trabajo. Y no se trata sólo de cuestiones de reconocimiento, sino también de formación, porque un empleado reconocido se siente más comprometido con su trabajo e incluso se siente inspirado para mejorar sus resultados. Un sistema de reconocimiento puede ser desde poner su fotografía en un pizarrón o anunciarlo en un boletín interno donde se destaque su posición “como el mejor”, hasta algunas prácticas motivacionales de índole económica.
 
2.- Buenas ideas
 
Esto va muy de la mano con el tema del reconocimiento, y consiste en escuchar y ser receptivo con las ideas o proyectos que los colaboradores tienen para mejorar a la organización, y para ello hay que reconocer que ellos son los expertos, los que pueden identificar y verificar cuáles son esas áreas de oportunidad o mejores prácticas para la empresa. O puedes organizar una reunión mensual para escuchar propuestas o un buzón de ideas que se revise periódicamente con ellos, puede hacerlos sentir valorados y de paso podría encaminar a la organización hacia nuevas formas de alcanzar sus metas.
 
3.- Flexibilidad de horarios
 
Otorgar confianza a tus empleados en el manejo de sus tiempos y horario es un aspecto fundamental para generar, responsabilidad, compromiso y un buen ambiente de trabajo. Es común, en cualquier empresa y cualquier nivel, que en ocasiones los asuntos personales impiden a los colaboradores cumplir cabalmente con las horas laborales establecidas.
No se trata de encajonar a la gente en su trabajo cuando tal vez hay un problema personal que le está ocasionando problemas de concentración, es preferible que también se den un tiempo para priorizar su estabilidad personal y resolver eso que afecta su productividad
 
4.- Días libres
 
Así como en la flexibilidad de horarios, otorgar días libres resulta en ocasiones el mejor premio para los colaboradores, incluso más que un reconocimiento económico. Cuando se hayan cumplido los objetivos planteados, puedes generar una mayor motivación al regalarle más días libres de los que marca la ley –y adicionales a sus vacaciones, por supuesto–, para que los use como mejor les convenga. Además, con este método se evitan las mentiras o excusas de ausentismo; y sentirán una mayor libertad entre su vida personal y laboral, evitando también distracciones que merman su desempeño.
 
5.- Home office
 
Permitir a tu equipo trabajar desde su casa puede ser otra forma de motivarlos sin tener que hacer uso de los recursos económicos de la empresa. En ocasiones el exceso de actividades prolonga las jornadas para alcanzar las metas, así que puedes compensar a tus colaboradores permitiéndoles ocasionalmente trabajar desde su casa. Esta acción reitera que lo estás compensando por el esfuerzo que realizó previamente, disminuye el estrés laboral, y mejora su ánimo y compromiso tanto con la empresa como con sus responsabilidades.
 
6.- Buenos modales
 
Puede parecer muy básico y sencillo, pero la realidad es que los buenos modales pueden hacer una diferencia importante entre las actividades del día- Pedir las cosas de manera amable y decir gracias es un punto importante para generar cordialidad y en consecuencia motivación. Es necesario crear una cultura de cordialidad, y eso implica desde el cómo pedimos las cosas.
 
7.- Código de Vestir
 
Evitar la rigidez corporativa y sentirse libres en su forma de vestir al menos un día en la semana es un aspecto valorado por los colaboradores, ya que genera un ambiente de flexibilidad y disminuye la presión, para que puedan enfocarse en los resultados. Es decir, establecer en tu código de vestimenta un viernes de atuendo casual, por ejemplo, le da al personal una percepción diferente de lo que es la organización, en la que no se está forzando la forma de ser de cada uno de los colaboradores.
Adicional a estas prácticas, recuerda que el principal motivador que puedes generar en tu organización es un ambiente cordial, equilibrado y con las condiciones adecuadas para realizar su trabajo, hoy la tendencia es impulsar la reciprocidad al interior de la organización.
 
¿Qué acciones tomarás en tu negocio y en tu vida, en este sentido?
Compartir
Enviar por mail
Deja un comentario