Action Coach

Impulsa tu flujo de efectivo - liquidez

Responsive image
 Por Pepe Villacís

Utilidades y Flujo de Efectivo no son lo mismo. Lamentablemente es así.
Las utilidades, si lo vemos fríamente, son sólo teoría. Un negocio puede irse a la quiebra teniendo grandes utilidades, pero bajo flujo de efectivo, baja liquidez y esto es más común de lo que parece.
Muchas empresas en todo el mundo pueden pasar por esta situación.
El flujo de efectivo es la sangre de nuestro negocio, ya que si no podemos hacer frente a nuestros compromisos financieros, llámense: pagar la nómina, comprar insumos, enviar pedidos, fabricar productos, y todos los etcétera que se te vengan a la mente para operar diariamente, difícilmente podrá el negocio ser viable hacia delante.
Contar con suficientes reservas financieras es fundamental, también controlar la “brecha” del flujo de efectivo entre cuentas por cobrar y cuentas por pagar es importantísimo, pero en esta ocasión me gustaría compartirte algunas ideas que te permitirán tener un mayor flujo de efectivo, y también incrementar las utilidades en tu negocio.
 
1) Vende Productos/Servicios con mayor margen
¿Por qué no moverte hacia productos o servicios que te dejan mayores utilidades? Esto puede hacerse comprando productos un poco más caros, pero de los cuales puedas obtener una mayor rentabilidad. Un ejemplo que se me viene en este momento a la mente es la nueva estrategia de Starbucks con sus tiendas Starbucks Reserve, un nuevo concepto que ofrece cafés selectos de varias partes del mundo, los cuales seguramente les cuestan más, pero que pueden ofrecer a un precio prácticamente del doble que un café regular de sus tiendas tradicionales.
No sólo se trata de comprar productos más caros y venderlos a un mayor margen, también comprar de manera inteligente, buscando ofertas y precios reducidos y vendiéndolos a precio regular, te permite maximizar tu margen.
Lo importante es conocer cuánto margen te deja cada producto y entonces ofrecer de manera significativa aquellos que tienen un mayor margen.
En el caso de que tu negocio sea de servicios, lo que debes considerar es qué servicios te dejan mayores ingresos, con el esfuerzo y tiempo menores.
 
2) No des descuentos o no abuses de ellos
Si constantemente te la pasas dando descuentos, ¿para qué tener un precio regular? Esto aplica para aquellos negocios que se la pasan siempre ofreciendo descuentos en lugar de utilizar estrategias efectivas de marketing o dando una verdadera razón para comprar. Hacer descuentos no solo te cuesta dinero, sino que da la impresión de que tu precio regular es una estafa. Los clientes también podrían demorar sus compras, pensando que un artículo que hoy les cuesta $100, mañana podría costar $80. Lo mejor no es ofrecer permanentemente descuentos, sino simplemente añadir más valor.
 
3) Aplaza tus cuentas por pagar hasta la fecha máxima permitida
Haz uso del plazo máximo que te conceden tus proveedores para pagar tus facturas (con frecuencia, 60 o 90 días). Piensa que estos plazos equivalen a una línea de crédito sin intereses que te otorga tu proveedor. De esta manera, contarás con suficiente tiempo para recuperar el dinero de tus cuentas por cobrar sin necesidad de incurrir en el gasto que involucran las líneas de crédito de corto plazo.
 
4) Aprovecha los incentivos que se ofrecen para los pagos adelantados
Si tus proveedores te ofrecen un descuento por pago adelantado (generalmente, por el pago dentro de las dos semanas después de recibir la factura), no dejes pasar esa oportunidad. Piénsalo de esta forma: un 2% sobre una factura a 30 días equivale a una ganancia de un 24% anual, si se invirtiera esa cantidad. Si tus proveedores no te ofrecen ningún tipo de incentivo, solicítalo tú. Es posible que estén dispuestos a otorgarte un descuento a cambio de un pago más rápido de sus facturas.
 
5) Equilibra tu base de clientes: proyectos y pagos programados
Muchas empresas profesionales y de servicios, como es el caso de agencias de publicidad o relaciones públicas, contadores, estudios jurídicos, firmas de corretaje de propiedades, etc. operan con algunos clientes sobre la base de proyectos. Busca la forma de transformar tu relación con estos clientes en una relación basada en los pagos programados de honorarios, es decir, que te paguen una cantidad determinada mensual por un número específico de servicios. Con este sistema podría bajar tu margen de utilidad; no obstante, podrás predecir tu flujo de caja en forma más exacta.

6) No operes con un único proveedor
Puedes ahorrar dinero si operas con varios proveedores. Evalúa cuidadosamente en qué casos debes pagar por el servicio con alto agregado y cuándo puedes ahorrar dinero al pagar el precio de “commodity”. Por ejemplo, puedes adquirirle el hardware de las computadoras a un comercio con valor agregado que te ayudará a seleccionar el sistema adecuado. Sin embargo, puedes adquirir, cartuchos para impresora, cables o software comercial, mediante compras por catálogo o de otro proveedor.
 
7) Reduce tu Inventario
Mantener un inventario excesivamente grande puede implicar un enorme capital ocioso. Revisa y ajusta periódicamente la rotación del inventario para asegurarte de cumplir con tu requerimiento y nada más. Evita comprar más de lo necesario cuando los proveedores te seduzcan con grandes descuentos, ya que esto podría inmovilizar tu capital. Verifica periódicamente el inventario para buscar los productos vencidos o antiguos y posterga los próximos pedidos para deshacerte de tales existencias, o véndelas al costo para recuperar liquidez.
Estas estrategias son sumamente efectivas para incrementar tu flujo de efectivo. Comienza a utilizarlas y cuéntame qué tal te funcionaron.
 
¿Qué acciones tomarás en tu negocio y en tu vida, en este sentido?
Compartir
Enviar por mail
Deja un comentario